miércoles, 19 de septiembre de 2012

"Divina Comedia" Infierno canto I: la selva oscura

Perdido en una selva (el pecado), Dante encuentra apoyo en Virgilio (la razón), quien lo invita a llegar a Beatriz (la Fe) cruzando más allá del Infierno.


En la mitad del viaje del existir, Dante se extravía en una selva oscura. En ese lugar, tres fieras, una pantera, un león y una loba le cierran el paso. Por otra parte, un amor de su juventud, Beatriz- símbolo de la fe-, desde el cielo, ha enviado en su ayuda al poeta Virgilio- símbolo de la razón. Esta presencia fantasmal apoyará a Dante quien, por medio de la contemplación de lo inconmensurable y de la máxima belleza, le acompañará a través del Infierno y el Purgatorio. Ya en el Paraíso, la propia Beatriz será su guía. Una vez que Dante reconoce al autor de la Eneida- quien le hace reveladoras profecías del porvenir de Italia-, Dante sigue a Virgilio, más allá de la selva oscura, en su ruta al Infierno.

Dante, nacido en 1265, efectúa su travesía ultraterrena- de acuerdo a la Commedia- a la edad de treinta y cinco años, es decir, en el año de 1300. Y si bien, en el transcurso de su poema, Dante menciona acontecimientos posteriores al año de 1300, utiliza el recurso de hacerlos anunciar como profecías por alguna de las presencias con las que se encuentra en su viaje al Más Allá.

Símbolos dantescos

La selva oscura que Dante menciona es un símbolo del entorno construido por el pecado, así como también de la turbación interior del poeta, inmiscuido de lleno en el caos político y social de la Florencia de su tiempo. Además, Dante trata de salir de su extravío en la selva oscura subiendo a un otero, el cual es una representación de la virtud, una vía de salvación que implica esfuerzo y templanza. Las tres bestias que acechan a Dante, la pantera, el león y la loba, refieren a tres importantes pecados que alteran perniciosamente la conducta de los seres humanos: la lujuria, la soberbia y la avaricia.

Guía fantasmal

Publio Virgilio Marón (70-19 a. de C.), célebre poeta romano, simboliza en la Commedia al pensamiento racional. Virgilio fue el vate más exitoso de la antigüedad, y por ello, recibió un gran reconocimiento en la Edad Media. Pero además, esto último fue también producto de la conducta casi cristiana con la que guió su vida y su defensa del Imperio Romano. Un poeta medieval como Dante, compartía este fervor imperial en grado sumo.Virgilio acompañará a Dante por todo el Infierno y el Purgatorio, es decir, justo hasta los límites de la razón. Entonces para Alighieri llegará el turno de la fe, representada por la bella Beatriz.

Misterio abierto

Virgilio menciona en una profecía que le hace a Dante, acerca de un lebrel que acabará con las fieras que hacen sufrir a Dante y que asolan la Italia de su tiempo. El personaje histórico que alude este lebrel es un misterio que ha sido abordado por muchos comentaristas de la Divina Comedia. Durante el Medioevo se propuso a Jesucristo, pero desde entonces otras posibilidades mencionadas han sido las de Cangrande Della Scala, Enrique VII y hasta Martín Lutero.