viernes, 14 de septiembre de 2012

Claves temáticas de la "Divina Comedia"

En la "Divina Comedia" se abordan temas como la mecánica del cosmos; la razón y la fe, y la posibilidad del libre albedrío ante la predestinación divina. Tres son los ejes temáticos que fundamentan a la Divina Comedia desde una perspectiva filosófica: la estructura del cosmos; la relación entre la fe y la razón, y la que existe entre la predestinación y el libre albedrío. 



Por lo que se refiere al eje dedicado al cosmos, este lo resuelve Dante creando un universo particular en donde el infierno y el paraíso aparecen contrapuestos. Entre ellos se encuentra el purgatorio, lo que completa una proyección de singular simetría.

Por lo que se refiere al eje de la razón y la fe, se corresponden en la Divina Comedia a las nociones de filosofía y de teología. La primera se ve limitada por los estrechos horizontes del humano conocer. La segunda, por el contrario, consigue abrir perspectivas inconmensurables y desconocidas. La transición desde la filosofía a la teología, es lo que transforma al poeta en un poeta-teólogo, tal y como se expresa en el canto XXV del Paraíso.

El problema de la libertad

En lo tocante al tercer eje, el cual aborda temas relacionados con la predestinación y el libre albedrío, hay que comentar que en este punto, Dante comparte algunas de las preocupaciones más frecuentes de los intelectuales de la Edad Media, incluidos teólogos y filósofos de la naturaleza. Para estos intelectuales, todas las cosas y seres de la realidad se encuentran determinados por la influencia de los cuerpos celestes, los cuales perfilan en ellos cualidades capaces de orientar su porvenir. Inclusive, cada parte del cuerpo se encuentra bajo el influjo de un astro en especial, por lo que, a final de cuentas, el cuerpo se torna una suerte de pequeño cosmos, en donde se encuentran presentes en escala menor, todos los astros del firmamento.

Hombre de su tiempo

En la Divina Comedia, Dante, al abortar estos tópicos, sigue estrechamente esquemas elaborados por Boecio. En realidad, el enfoque que exhibe no es distinto a los de otros literatos del Medioevo. Por ejemplo, el sentido filosófico de Dante en su poema resulta similar al del trovador At de Mons, o al de Alfonso X, en lo tocante al nexo astrológico-astronómico, predominante en la segunda parte del siglo XIII. La distinción que hay entre estas creencias y una visión determinista de la realidad es muy tenue. Basta con considerar que si los cuerpos celestes determinan en destino de una persona, entonces esta última no es totalmente libre en sus acciones, y por ende, no debería de ser merecedora de castigo o premio alguno. Por su parte, Dante admite la influencia de los cuerpos celestes en los individuos, pero al mismo tiempo, reconoce que, la parte intelectiva del hombre, esa que solo se encuentra condicionada por Dios, queda fuera de tal influjo y por lo mismo, sí es apta para ser salvada o condenada. Esto se expone en el canto XVI del Purgatorio, uno de los más profundos de la Divina Comedia.

Dispositivo del pensar

Dante en la Divina Comedia, combina nociones filosóficas con planteamientos políticos y un gran acervo de referencias literarias. El resultado de esta fusión es una obra épica, imponente y de gran poder expresivo, en donde cada figura y cada escena entrañan un hondo sentido, que trasciende lo meramente anecdótico. El mérito de Dante radica en haberle dado cohesión y apertura de significados a este prodigioso conjunto literario.