miércoles, 11 de junio de 2014

“Because” de The Beatles: pregunta sin respuesta, en el vacío

Presente en el disco Abbey Road (1969) del grupo The Beatles, la canción “Because” una de sus grandes y numerosas obras maestras. Es un tema musical que motiva profundas reflexiones filosóficas acerca del ser y sus misterios.


Las experimentaciones musicales del grupo inglés The Beatles, dieron como resultado, algunas tentativas culturales que rebasan por completo el simple ámbito de la música comercial rock, para alcanzar cotas de auténtica indagación metafísica.

En el disco Abbey Road, lanzado a finales de los sesentas, se incluye “Because” composición de John Lennon y Paul McCartney. Fue interpretada vocalmente por este par de músicos, acompañados por George Harrison. Incluso este último participa también, en los arreglos de las alucinantes armonías vocales del tema, utilizando un sintetizador conocido como Moog.

Bizarra inspiración

Lennon inició la composición de “Because” basándose en la Sonata “Claro de Luna” de Beethoven, cuando, en un fulgurazo de inspiración, le pidió a Yoko Ono que la interpretase al revés. La siguiente es una traducción de la letra de “Because”

“Porque el mundo es redondo, me hace sintonizar.
Porque el mundo es redondo.
El amor es viejo, el amor es nuevo.
El amor es todo, el amor eres tú.
Porque el viento sopla fuerte, hace restallar mi mente.
Porque el viento sopla fuerte.
El amor es viejo, el amor es nuevo.
El amor es todo, el amor eres tú.
Porque el cielo es azul, me hace llorar.
Porque el cielo es azul.
El amor es viejo, el amor es nuevo
El amor es todo, el amor eres tú.”



El por qué sin respuesta

Probablemente el surrealista director David Lynch, se inspiró en esta melodía de The Beatles para componer “The Lady in the Radiator Song”, el tema más inquietante de la obra de culto, Eraserhead (1977). El tema de Lynch nos puede dar un vislumbre de lo que quiso expresar The Beatles con su extraña canción.

En el caso de “Because” la melodía parece aludir a un estado supraterrenal, como si ciertos ecos angelicales sobre la Tierra vacía, comentaran la súbita desaparición de todas las personas del mundo, por un enigma asociado a un amor misterioso y transmutador. 


Ahora bien, si recordamos la cinta de Lynch, el protagonista de Eraserhead, abrumado por el absurdo kafkiano de su existencia, tiene la visión de una mujer rubia con extrañas protuberancias, que le canta desde un teatro en un pequeño radiador, una bizarra canción acerca del Cielo y su estado de paz y amor. En ambos casos el reverso de la luz (Claro de luna) parecería ser la clave de ambos temas: toda luz no es más que un ámbito de tinieblas disimuladas, por lo que el Paraíso celestial, el amor, bien puede ser un espacio de ilusoria dicha: no hay luz que disipe el misterio insondable del ser, el amor no es más que un acontecimiento triste y devastador que se olvidó de Todo, un porqué sin respuesta, preguntado por nadie.