martes, 25 de septiembre de 2012

Twitter, Heidegger y la comunicación

Se ha comentado mucho acerca del poder creciente que tienen las redes sociales y Twitter en particular para determinar los derroteros de lo social a partir de la difusión de rumores. Sin embargo, ¿Qué tan cierta es esta apreciación? ¿Cuál es la magnitud de lacomunicación que se establece en Twitter?



Para tratar de responder a estas interrogantes, antes que emitir una opinión basada en una perspectiva generalizadora, lo que vamos a ser es estudiar la esencia de la comunicación que se desarrolla en las redes sociales que rebasan- por su propia naturaleza comunicante- la noción
popular de “socialización online” tal es el caso de Twitter.

En Twitter los mensajes que se emiten son tan breves como vasto el sentido que se comparte en ellos. De tal suerte que la palabra que se maneja en este espacio de microblogging no es la misma que se utiliza para señalar las cosas de la vida cotidiana, antes bien, las cosas y asuntos generales pueden ganar sentido, no descriptivo ni pragmático- como en la vida “de la calle”- sino más bien referencial, en la palabra que se comparte en Twitter.

Esta última puede ser evocada en la idea que manejó el filósofo Martin Heidegger con respecto a un poema de Stefan George. De acuerdo a Heidegger cierto verso de George que enuncia:

Ninguna cosa sea donde falta la palabra.

es sumamente revelador con respecto al modo en el que las personas se relacionan con el mundo a través de la comunicación. De acuerdo a Heidegger, allí donde falta la palabra emerge una ausencia, una carencia por colmar. Donde falta la palabra nada puede ser.Únicamente la palabra, la comunicación, puede darle el ser a las cosas. Por lo que la palabra, entendida como la vinculación entre interpretantes, miembros de una comunidad de vida, es lo que posibilita el sentido de ser de algo. No es que el objeto físico deje de estar si no se le menciona, pero sí que en la manera en que se comparta la impresión que deja en la gente, se determina la valoración y la consideración que se tenga de ese objeto.

En Twitter la palabra, la comunicación que se despliega, potencializa - por su brevedad abierta, su referencialidad siempre activa- la ganancia de sentidos de los diferentes objetos y eventos de la realidad humana.

Tal es la magnitud de su posibilidad: los rumores en Twitter no descomponen ni alteran los objetos y eventos sociales, sino más bien exhiben su apertura hermenéutica, su libre capacidad de ser interpretados, la responsabilidad que implica comprender la existencia y construirla en lo social con base en razón y humanidad.