miércoles, 21 de marzo de 2012

Arnold Böcklin: "La ninfa de la fuente"

El pintor suizo Arnold Böcklin,en una de sus obras tempranas, logra una memorable representación de la melancolía.


En el siglo XIX, la unidad que había seguido el arte durante mucho tiempo se rompió radicalmente. Debido a ello, por primera vez aparecen, al mismo tiempo, corrientes distintas, por ejemplo, junto a la pintura realista de Courbet, o al paisajismo practicado por Jean-Baptiste Camille Corot, creativos como Moreau o el suizo Arnold Böcklin, cultivaban un estilo a medio camino entre el clasicismo y el romanticismo, a través de temáticas que nos conducen a espacios oníricos y llenos de símbolos.

Arte y literatura

Böcklin practicó un arte muy literario y en muchas ocasiones inspirado en la mitología clásica. "La ninfa de la fuente" es producto de una etapa relativamente temprana en la producción de este artista. En ella se combina la predilección del autor por temas mitológicos aunque con un tratamiento muy sobrio, comparado con obras similares y posteriores. De hecho, "La ninfa de la fuente" combina detalles neoclásicos y otros de estilo realista. Los primeros se hacen patentes en la representación de la figura; en tanto los segundos se refieren más al paisaje, el cual, aunque imaginario, está basado en uno real contemplado por Böcklin en un viaje a Roma y además, en las técnicas de la pintura realista.

El vuelo del arte

Böcklin abordó con mucho interés el mundo mitológico de las ninfas y sátiros, náyades y tritones, y lo hizo de una manera tan rica y vibrante, que en muchas ocasiones llegó a rozar el absurdo. Posteriormente Böcklin, sin salirse del todo de estos temas, manejó una visión más sombría y mística. Por estos trabajos, el pintor suizo fue considerado como el simbolista más importante fuera de Francia y una fuente de respeto e inspiración para el movimiento surrealista. Un detalle importante para comprender el sentido de "La ninfa de la fuente" es el hecho de que, durante mucho tiempo, este creativo suizo, trabajó en proyectos de máquinas voladoras.


Soledad y anhelo

Llama la atención en "La ninfa de la fuente", la melancolía que se percibe en la representación ofrecida por Böcklin. Parecería que la ninfa del título, se consumiera de soledad en la fronda silenciosa. Las ninfas aluden a la virginidad y por ende, a la abundancia de posibilidades aún no realizadas. Al ser esta una obra temprana de Böcklin, y considerando el anhelo del autor por ir siempre más allá- reflejado en su obsesión por el vuelo físico-, la triste ninfa de la fuente podría expresar este deseo no colmado aún, por una experiencia más intensa de vida y de sueños. De acuerdo al talante sombrío que  Böcklin expondrá posteriormente en sus composiciones, la melancolía de la ninfa quizás presagia- en un destello de autoconciencia- la fugacidad de su manifestación, y aún con ello, su voluntad de ofrendarse en un instante supremo de contemplación estética, único e irrepetible.


 
votar