sábado, 24 de marzo de 2012

Viajero de tres mundos

Al revisar la teoría de los tres mundos, elaborada por el filósofo Karl Popper, cabe hacer la evocación de esos ámbitos tan distintos, que sin embargo logran dar cuenta del fenómeno de lo humano. Y así, el Mundo 1 incluye todo lo material, lo inorgánico y orgánico, así como también el cuerpo y el cerebro. El Mundo 2 por su parte, comprende las vivencias subjetivas y mentales de una persona, sus sensaciones y recuerdos. Finalmente, el Mundo 3 es el de la cultura, la dimensión de la conciencia, donde se gestan las ciencias, artes y filosofías. 


Popper, fiel a su racionalista postura, le da la primacía al Mundo 1 y trata de explicar la aparición del Mundo 2, la subjetividad, desde la materialidad, la esencia del primer mundo. No obstante, es posible no seguir a Popper y en cambio intuir el secreto del ser en las misteriosas regiones del Mundo 3. Es posible asumirse como un viajero de realidades, habitante voluntario del Mundo 3, ese espacio límite entre la fisicidad y la interioridad de los dos primeros mundos. Y justo desde allí, en ese ámbito secreto de alteridades expresivas, este hipotético viajero evoca diferentes versiones de los dos primeros mundos, haciendo infinitas travesías sin necesidad de desplazarse nunca y abarcando lo que se dice siempre.



votar