miércoles, 14 de marzo de 2012

Leonardo da Vinci: "La Anunciación"

La trascendencia se experimenta a través de cifras a interpretar. Esto lo hace comprensible Leonardo en una temprana obra.


Leonardo da Vinci (1452-1519), fue uno de los artistas más carismáticos e influyentes del arte occidental. Además de pintor, fue escultor, ingeniero, arquitecto y estudioso de la anatomía, el arte y las ciencias naturales. Leonardo está considerado como el paradigma del hombre del Renacimiento por su doble valía de artista y espíritu abierto a la universalidad. La perfección de sus composiciones y su perspectiva del color, determinaron los derroteros del arte posterior a su tiempo.

Temprana maestría

"La Anunciación" es una pintura de tema religioso que fue elaborada por Da Vinci entre 1472 y 1475. Esta obra expone la influencia en Leonardo de la pintura florentina, en los tiempos en los que su máximo exponente era Sandro Botticelli. Tal orientación se hace patente, principalmente en el estilo de dibujo manejado por Da Vinci. Por otro lado, "La Anunciación" podría hacer pensar en que la técnica de Leonardo en el momento en que la realizó era aún imperfecta y tosca. Sin embargo, un análisis detenido de esta pintura revela los recursos de los cuales se valió el entonces joven Leonardo para conseguir los efectos deseados: por ejemplo, el largo brazo de María, detalle usado por el autor para justificar la postura de corporal de la Virgen en la esquina del muro. El modo en el que Da Vinci plasma el ambiente natural en el que aparecen los personajes de "La Anunciación", anticipa su posterior maestría en la captación de la atmósfera y la luz.

Armoniosa composición

Ahora bien, de acuerdo a la singular arquitectura de esta obra, se puede llevar a cabo una intuitiva propuesta de lectura acerca de la misma. El ángel se inclina con respeto ante la Virgen y su mano levantada se orienta hacia una apertura en el muro. Justo a través de este espacio se puede contemplar el paisaje profundo del horizonte. Las ropas del ángel y las de María son más vistosas y ricas que las que aparecen en obras similares y, además, se percibe en "La Anunciación" un afán de Leonardo por alcanzar una plena armonía anatómica. Avisos de trascendencia. De acuerdo a la proyección buscada por Da Vinci en esta pintura, es factible preguntarse: en última instancia, ¿cuál es la real anunciación? Por supuesto, se sabe que el tema de la obra, es el aviso que hace el ángel a la Virgen acerca de próximo nacimiento del Mesías. Pero, de acuerdo a la estructuración de la escena por parte de Leonardo, el ángel, en realidad, parece señalar directamente al lejano paisaje en lontananza.

Esta circunstancia, ¿a qué alude?

Religación expresiva

Aquí se propone que, en cierto sentido, la verdadera anunciación acontece cuando se puede ver más profundo el horizonte de todos los días. Eso solo se produce en ciertos instantes supremos en los cuales, lo divino (trascendente) y lo terrenal se comunican a través de la palabra compartida. Cuando la comunicación se produce- evento representado por el coloquio entre María y el ángel- la realidad se percibe plena, religada y rebosante de sentido.

En la vida cotidiana, por lo tanto, vale la pena evocar la sensibilidad aludida en "La Anunciación" de Leonardo, y aprender a captar la armonía de todas las cosas, cuando se comprenden de manera holística. Desde esta lectura, la trascendencia no es inaccesible por completo, si se le intuye en una voluntad hermenéutica abierta y comprensiva, siguiendo las posibilidades infinitas de la belleza.


Enlaces relacionados con este post:

La invención más admirable de Leonardo Da Vinci

La pintura italiana hacia 1500

El arte de Pietro Perugino