lunes, 26 de marzo de 2012

Peter Paul Rubens: "Las consecuencias de la guerra"

En una impresionante alegoría, el pintor Peter Paul Rubens consiguió plasmar la esencia de la guerra y los horrores de la violencia.



La lectura más reveladora de la obra Las consecuencias de la guerra (1638), la realizó el propio autor, Peter Paul Rubens (1577-1640). Cuando este pintor flamenco le hizo llegar la obra al también artista Justus Sustermanns, agregó una carta en donde desarrollaba un extenso comentario sobre esta composición y hacía patente su gran profundidad.

Dramática alegoría

De acuerdo a tal explicación, Rubens intentó en tal obra plasmar los horrores derivados de la Guerra de los Treinta Años. En la parte central del lienzo, Venus pugna, sin éxito, por detener al dios de la guerra, Marte. La furia Alecto, por su parte, tira del dios con imperiosa ansiedad, al tiempo que la peste y el hambre aguardan ansiosos por la devastación inminente. La atmósfera sombría del cuadro se encuentra imbuida, además, por un notable dinamismo.

Temor y desesperación

En la parte izquierda de la composición, aparece el templo de la diosa Juno con las puertas abiertas. Este detalle resulta significativo, puesto que, en la Grecia Antigua, el templo de Juno solo se cerraba en periodos prolongados de paz, por lo tanto, las puertas abiertas simbolizan, en el cuadro de Rubens, el seguro advenimiento de la guerra. De esta manera, el autor ha expresado con magistral técnica e intensa expresividad un ambiente de caos y desesperación, causado por los horrores de la violencia. Por ejemplo, sobresale el dramatismo del gesto angustiado de Europa, quien levanta las manos al cielo.

Pero además de los seres humanos y las criaturas divinas, las ciencias y las artes también padecen los estragos de la guerra. Rubens ha querido manifestar esto último, con el detalle de los objetos esparcidos en el suelo, los cuales, Marte pisa sin consideración: instrumentos de arquitectura, un laúd, un dibujo y un libro abierto. Frente a la faz pavorosa de la guerra, el amor, la concordia, la belleza y la armonía, devienen en odio, discordia, ciega destrucción y muerte.

Una obra paradigmática

Rubens completó Las consecuencias de la guerra, dos años antes de su fallecimiento. Por ello, esta composición, realizada en la cima de su arte, logró plasmar con altas cotas de emotividad, no únicamente los eventos que motivaron este cuadro, sino, aún más importante, la esencia misma de la guerra. Por esta razón, esta obra maestra se mantiene plenamente vigente. Su dramatismo solo puede compararse con una obra genial y paradigmática, creada por otro maestro: se trata de Guernica, realizada en el siglo XX por el español Pablo Picasso.



votar










Únete a Mexplora, tu comunidad de viajeros de México