miércoles, 11 de junio de 2014

Nam June Paik: los inicios del post-arte

El coreano Nam June Park (1932-2006) fue el primer creativo considerado como videoartista. Se relacionó con el grupo creativo Fluxus y sus obras más brillantes consistieron en instalaciones con monitores televisivos adaptados. Paik también fue uno de los pioneros de la música electrónica y su carrera, vasta y multifacética, incluyó performances, proyectos para televisión y colaboraciones con otros renombrados artistas. Paik cursó estudios de historia de la música e historia del arte japonés. Su tesis de graduación abordó la obra del compositor Arnold Schoenberg.


Posteriormente, Paik conoció en Alemania al extraordinario John Cage y este músico fue el que lo acercó al grupo Fluxus. La primera exposición de Paik se realizó, precisamente, en Alemania. Esta muestra llevaba como título Exposición de televisión músico-electrónica. En ella, destacó una instalación de 12 televisores colocados en el centro de la galería. Ello marcó un parteaguas en la historia de la cultura: había nacido el videoarte.


Tras mudarse a Nueva York en 1964, Paik colaboró con la violonchelista Charlotte Moorman. Ambos combinaron lo mejor de su talento para llevar a cabo singulares performances con música y video. Opera sextrónica (1967), por ejemplo, mostraba a Moorman con el torso desnudo, mientras Paik la vestía con objetos de video, mismos que le servían a la violonchelista para crear música.


Posiblemente el mayor mérito estético de Paik, fue haber ensanchado los lenguajes para la creación de arte. Este talentoso coreano introdujo la alternativa de la video instalación, utilizando múltiples monitores. Por ejemplo, en Jardín de televisores (1974), Paik abrió dimensiones nuevas a la escultura contemporánea, al combinarla con instalaciones y el arte interactivo, mismo que ya se anticipaba en previas obras suyas, como Televisión imán (1965) y Televisión participativa (1963).


El vertiginoso desarrollo de la tecnología, fue una circunstancia que Paik supo capitalizar para su actividad creativa. Junto al ingeniero nipón Shuya Abe, Paik construyó el “Video sintetizador” (1969), composición en donde se incluyó uno de los primeros procesadores de imágenes en video elaborados para fines estéticos. Otro gran proyecto de Paik, fue Buenos Días, Mr Orwell (1987), el cual fue emitido en varias ciudades a través de un satélite. En una de sus últimas grandes obras, Paik se valió de rayos láser, tal y como se pudo apreciar en una gran exposición dedicada a su obra, en el Museo Guggenheim de Nueva York, titulada Los mundos de Nam June Paik (2000)