martes, 10 de junio de 2014

Enzo Cucchi: el arte más allá del arte

Enzo Cucchi (1949) es un pintor adscrito al neoexpresionismo, aunque sus dibujos también se encuentran relacionados con la transvanguardia. Sus obras se caracterizan por incorporar objetos tridimensionales, como la cerámica. Los temas predilectos de este talentoso creativo son el arte, el mito y la historia.


Habiéndose criado en la costa adriática, el italiano Enzo Cucchi (1949) desarrolló una especial percepción de los colores del campo. Tal detalle se hace manifiesto en obras como Perros moviendo la lengua (1980). La primera exposición en solitario de Cucchi tuvo lugar en 1977. Posteriormente, en los primeros años de la década de 1980, y junto con otros artistas, como Sandro Chia y Francesco Clemente, Cucchi conformaba a lo mejor del movimiento de la transvanguardia en la península itálica, misma que se encontraba vinculada a un movimiento más vasto, de boga entonces en Europa: el neoexpresionismo.


Las obras de Cucchi abordan tópicos de su cultura mediterránea, los mitos y a sus antecesores en la historia de la pintura, en composiciones tan destacadas como Elefante de Giotto (1986). Muchas de las obras de Cucchi siguen un patrón similar: generalmente se concentran en una figura solitaria inmersa en un ambiente desolado. Esta circunstancia motiva una reflexión casi mística por parte de los espectadores. El arte de Cucchi, en cierto modo, es una invitación a religarse, en torno a una posible trascendencia (nunca alcanzable) por medio del arte.