martes, 10 de junio de 2014

Algunas claves de egiptología

Jean Francois Champollion (1790-1832) logró descifrar la escritura basada en jeroglíficos de los antiguos egipcios. Esto lo consiguió en 1822 por medio de un análisis cuidadoso de la Piedra Rosetta y a su amplio conocimiento de la lengua copta (es decir, una combinación de griego y egipcio antiguo). De esta manera hizo nacer una nueva ciencia: la egiptología. Conozcamos más de ella, en lo que sigue. 


Piedra Rosetta


Es una inscripción trilingüe, que fue hallada por un soldado francés en la población de Rosetta, en el norte del territorio egipcio, en 1799. Se descubrió que la piedra data del 196 a.C. Las tres escrituras que incluye son el demótico, el egipcio en su forma jeroglífica y el griego clásico. La Piedra Rosetta, ofreció una valiosa clave para el desciframiento de los jeroglíficos egipcios.  

Escritura jeroglífica

La clásica escritura jeroglífica de Egipto antiguo, incluye unos 700 signos. Hay dos clases básicas de signos: los fonéticos y los ideográficos. Valiéndose de tal distinción, Champollion pudo descifrar los jeroglíficos en 1822, al percatarse de que existían signos que referían a letras o conjuntos de letras, y también, signos sin valor fonético alguno, que eran representaciones de ideas. La lengua clásica egipcia incluye elementos particulares de las lenguas semíticas, como por ejemplo, el hebreo o el árabe y de las lenguas surgidas en el África septentrional. 

Libro de los Muertos

Se trata de un texto religioso que tuvo una enorme relevancia a lo largo del Imperio Nuevo y que incluía las fórmulas e instrucciones indispensables para realizar el viaje al más allá, por parte del difunto. 

Vasos canopos

Eran recipientes de uso fúnebre utilizados por los antiguos egipcios. La técnica de momificación requería forzosamente que se extrajeran las vísceras del cuerpo. Todo ello- los pulmones, el hígado, los intestinos y el estómago- era embalsamado y depositado en cuatro vasos canopos.

Dioses egipcios

El panteón egipcio incluyó numerosos dioses, varios de ellos deidades locales que posteriormente fueron incluidas en el panteón nacional. Pero, en este caso, la veneración al Sol (Ra), siempre fue algo capital en la religión del antiguo Egipto. Cada región sumó sus deidades propias: Atum surgió de Heliópolis; Thoth (figura relacionada con la sabiduría y la escritura), de Hermópolis; Jnum (dios alfarero que le dio forma al cuerpo humano en un torno), apareció en Elefantina; Amón, en Tebas y Ptah ( el creador del mundo), en Menfis. 

Mito de Osiris

Este mito religioso nos cuenta que Osiris fue invitado por su hermano Seth a un gran banquete. En tal ocasión, Seth incitó a que Osiris se metiera en un sarcófago y le mató. Luego cortó su cuerpo en muchos fragmentos que esparció por todo Egipto. La consorte de Osiris, Isis, se dedicó entonces, a recuperar uno por uno los fragmentos del cuerpo de Osiris y cuando los tuvo todos, lo recompuso, hasta que su esposo volvió a la vida y así pudo conocer, por fín, a su hijo póstumo, Horus.