martes, 3 de junio de 2014

Seres misteriosos y criaturas fantásticas

Millones de personas a lo largo de la historia han estado convencidas de que seres mitad humano y mitad monstruo han existido verdaderamente. Desde los tiempos de los grifos babilónicos y las esfinges del antiguo Egipto, se ha tenido esta convicción, esa aterradora sensación de que no estamos solos en el mundo y que seres misteriosos y criaturas fantásticas habitan en parajes ocultos y tenebrosos. Avistamientos más recientes nos hablan acerca de vampiros, hombres lobo, ghouls y entes aún más pavorosos.


En los inicios de 1909, los habitantes de Pennsylvania, Nueva Jersey, en los Estados Unidos, afirmaron haber observado una terrible presencia, a medio camino entre murciélago y hombre, a la cual denominaron como el “Diablo de Jersey”, El 17 de enero de este mismo año, E.W. Minster, trabajador  postal de Bristol, Pennsylvania, lo observó desplazándose por el aire sobre el río Delaware. De acuerdo a Minster: “Brillaba como una luciérnaga….Su cabeza era parecida a la de un carnero, tenía cuernos retorcidos, y su cuello, largo y grueso, se extendía hacia adelante mientras volaba. Poseía piernas cortas y alas grandes…emitía un ruido lastimero y pavoroso, entre silbido y graznido”.

Unas seis décadas después, precisamente en Pennsylvania y West Virginia, se nombró como “Mothman” a una criatura parecida, similar a un murciélago, de brillantes ojos rojizos. Fue observado en las proximidades de Point Pleasant,  en West Virginia, el 15 de noviembre de 1966, cuando unos jóvenes que estaban en un coche estacionado se alarmaron al descubrir a un ser gris, de dos metros de altura, que caminaba lentamente, estando envuelta en una capa. De acuerdo a la pareja, tenía una especie de ojos rojos en los hombros y no tenía cabeza. Cuando huyeron en el coche, Mothman desplegó su “capa” y se elevó para perseguirlos volando, mientras emitía algo parecido a graznidos. Mothman asoló a la región acerca de 13 meses y de pronto desapareció. De acuerdo a los escépticos, lo que los testigos vieron fue una grulla parda de gran tamaño, un búho gigante o una imponente garza azul, que el temor y las circunstancias, impidieron identificar.

Pero el avistamiento de seres misteriosos y criaturas fantásticas, no se ha dado solo con relación a adolescentes impresionables. Un ex infante de marina, David Gower, relató al escritor, Martín Caidin un asombroso encuentro en un paraje de la selva vietnamita. Tras haber desembarcado en el río, cerca de la 1:30 de la madrugada, el 14 de diciembre de 1974, Gower y otros cinco soldados descubrieron a tres criaturas brillantes y de color amarillo, de 2.5 metros de alto, con rostros planos, hendiduras en lugar de narices y ojos similares a los de un reptil. Las manos de estos seres tenían tres largos dedos terminados en garras. Los soldados posteriormente, hallarían en el terreno, huellas de tres dedos. Gower disparó sobre una de las criaturas más de 20 balas, pero el monstruo solo se sacudió, antes de perseguir a los aterrorizados marines de regreso al río.

Pero los seres misteriosos y criaturas fantásticas que han sido avistadas a lo largo de la historia, han manifestado otras apariencias. El 17 de noviembre de 1974, en las cercanías de Bald Mountain, en Washington, Estaos Unidos, varios automovilistas alumbraron con sus faros un extraño ser, parecido a un caballo, pero cubierto de escamas, de acuerdo a Ernest Smith, uno de los testigos del avistamiento. Las cuatro patas de esta bestia, sumamente elásticas, terminaban en ventosas y su cabeza, con una forma similar a la de un balón de futbol americano, terminaba en una extensión como “antena”, la cual resplandecía con una fantasmagórica tonalidad verde.

Pero antes ya se habían presentado eventos, con esta especie de caballo mutante. En 1966, John Farell y Margaret Johnson transitaban en su auto por la finca de Lord Dillon, en el territorio irlandés, cuando de pronto observaron a una criatura enorme. La pareja pensó que se trataba de un caballo de gran tamaño hasta que el animal los observó con un grotesco rostro humano. El animal les cerró el paso algunos minutos, mirándolos furiosamente, antes de perderse en la noche. Uno de los seres más atemorizantes de la mitología irlandesa es el pooka, una suerte de pony malvado o caballo maléfico, pero los automovilistas nunca hubieran esperando hallarlo a la mitad de la noche, en una carretera de nuestro tiempo.

También impresionantes son los reportes de criaturas extrañas que surgen de pantanos. En 1988, en Carolina del Sur, Christopher Davis, mientras cambiaba un neumático de su coche, observó a una criatura de dos metros que avanzaba lentamente. Davis se refugió de inmediato en el interior del vehículo, antes de que el monstruo intentara abrir la portezuela. Era un ser atemorizante, de por lo menos 1.80 metros de altura, con una escamosa piel verde, ojos brillantes y patas y manos con tres dedos, terminados en garras. Las autoridades, posteriormente, hallaron marcas de rasguños en la portezuela del coche de Davis. Los medios nombraron a esta bestia como “El hombre lagarto”. ¿Podrían ser algunas de las criaturas que hemos mencionado, ramas torcidas y extraviadas de la evolución? La respuesta definitiva aún está pendiente.