lunes, 2 de junio de 2014

Arnulf Rainer, el arte de la autenticidad

El austriaco Arnulf Rainer (1929), de talante experimental y creatividad sui generis como pocos, es un claro ejemplo de que a veces lo expresado- cierta voluntad manifestante de telúrica intensidad- desborda los medios ortodoxos para comunicarse artísticamente. Y entonces a la creatividad se le suma la inventiva- los medios se combinan- en el marco de una obra osada y personal.


Ya desde 1951, Rainer dejó de lado la dualidad “fantástico- realista” que había caracterizado hasta entonces su estilo. Su interés estético le inducía a explorar las dinámicas inherentes a la creación de obras pictóricas y las destrucciones formales que esas mismas podían experimentar, como una alternativa expresiva.


Un año después, Rainer se abocó a una forma estética denominada por él mismo como “centralizaciones” o bien, “creaciones centrales”. En ellas, el artista austriaco tomaba como punto de inicio la línea y se desbordaba en exploraciones de rayado libre e intenso.


Posteriormente, siempre inquieto en su arte, Rainer comenzó a tomar fotografías de sí mismo y a aplicar colores vibrantes y caóticos a esas mismas capturas. De esta manera surgía, en la pintura aplicada a la fotografía, una de las metodologías de composición más admirables de este creativo.


A partir del final de la década de los sesentas, Rainer se concentró en la mímica y el lenguaje corporal. Se trata de obras en donde el artista, se fotografía haciendo muecas exageradas e irónicas, a las cuales posteriormente añadiría pintura, para acentuar su impacto estético. Varias de estas composiciones tienen títulos extraños y con doble sentido, lo cual acerca la obra de Rainer a los terrenos del surrealismo.


El rostro del artista se muestra en estas obras, esquemático y difuso por la pintura, en un juego malicioso de expresividad y oníricos colores. Rainer encontraba inspiración en sus experiencias con drogas alucinógenas, pero también en el arte de los enfermos mentales. En este último punto su arte se asemeja en gran medida al cultivado por Henri Michaux y Jean Dubuffet.














-------------------------------------------------------------------------------------------


Descubre los atractivos de México en el Blog Turístico de Mexplora