viernes, 6 de junio de 2014

El nacimiento de la novela

Tal como es el caso de los géneros literarios más relevantes, la novela nació en la antigua Grecia, si bien los griegos no la denominaran con ningún nombre particular. Surgió en el siglo I d.C., con Caritón de Afrodisias, quien, con su obra Quéreas y Calírroe, creó el género de la novela romántica y de aventuras. Los elementos esenciales de esta forma literaria, perdurarán durante milenios.


Quéreas y Calírroe, nos presenta a un joven y una doncella noble que se enamoran sin remedio. Fortuna decide enfocar en ellos su veleidoso carácter: la pareja se ve obligada a viajar y superar toda clase de trances: raptos, separaciones, naufragios, exilios, cautiverios, intentos de abusos eróticos, y asesinatos. Sin embargo, tales calamidades no afectan el amor de Quéreas y Calírroe, sentimiento que se mantiene inalterado y termina por vencer. Es de hacer notar que todas las novelas de la Grecia Antigua tienen un feliz desenlace.

En la senda de Caritón se inscriben las novelas de Aquiles Tacio (Leucipa y Clitofonte) y de Jenofonte de Éfeso (Efesíacas). Por su parte, Heliodoro llevará el género a una notable cima con Las etiópicas, obra que el mismo Miguel de Cervantes admiró enormemente. A esta última novela, solo la superó en popularidad en Occidente, la de Dafnis y Cloe. Fue escrita por Longo en cierto momento del siglo II. 

Toda la trama de Dafnis y Cloe se desarrolla en la isla de Lesbos y en ella se mezclan dos clases de argumentos. Uno de ellos se relaciona con la iniciación al amor de los protagonistas, los cuales se aman, pero no tienen conciencia de lo que les acontece, ni de cómo transformar su problema en un motivo de dicha. El otro eje temático de la novela, tiene que ver con el reconocimiento de sus auténticos padres, quienes los abandonaron en su infancia y que al final de la historia los recuperan felizmente. 

Al trasladar a un relato escrito en prosa, un universo literario creado en versos por Teócrito, en sus admirables Idilios, Longo hizo nacer el género de la novela bucólica o pastoril, que se consolidará en las letras occidentales a partir del Renacimiento. 

En los tiempos modernos, la novela de Longo y el género de la novela pastoril, en general, han dejado huella en otros creativos y sus creaciones, como es el caso del compositor Ravel (Dafnis y Cloe), o literatos como Yukio Mishima (El rumor del oleaje) y Bernardin de Saint- Pierre (Pablo y Virginia).