martes, 2 de octubre de 2012

¿Qué busca la gente en Facebook y YouTube?

Se trata de dos espacios de socialización virtual sumamente destacados. Facebook permite mostrar lo más personal, compartir lo más hondo, a través de juegos y una ligera comunicación; YouTube, por su parte, exhibe masivamente, a través de videos, el exterior de un individuo, su imagen ante los demás y lo que él considera digno de verse. No obstante desde cierta perspectiva ambas espacios comparten uno de los valores más relevantes de la Red. En última instancia, ¿qué busca la gente en Facebook o YouTube?



En lo que sigue analizaremos los secretos motivos que tiene la gente para expresarse y establecer contacto a través de Facebook y de YouTube.

Facebook, espejo de sí en fragmentos de todos

El escándalo causado por los datos revelados por el portal Wikileaks, nos da una pauta para calcular el impacto que tiene la exhibición de datos a través de la Red. Si esta acción puede alterar la opinión pública de una nación entera, hacer públicos en Internet los datos personales, igualmente tiene notables consecuencias. Cuando la gente sube fotografías, videos o se entretiene con juegos en Facebook, lo que hace es contemplar su valor como persona en el espejo de los demás. Entre más amigos en Facebook se tengan, generalmente, mayor es el goce que produce esta adictiva red social. Pero no es tan relevante el número de amigos que se tenga, como el de los “me gusta” obtenidos. Lo que se busca en Facebook es la aceptación propia- el interior de cada persona- reflejada en el espejo de los otros.

YouTube, mirarse en el otro

En el caso de YouTube ocurre un fenómeno parecido a lo que ocurre enFacebook. Quien sube un video a YouTube puede hacerlo siendo el protagonista del mismo, o bien, puede compartir en los videos que se refieran a acontecimientos que tal usuario de YouTube considere dignos de verse. Sin embargo, lo más relevante es el acto de ver: la mirada, la capacidad de ser espectador, en YouTube, implica una cierta complicidad. Esta última circunstancia alude a comunicación, unión y sobre todo un acto de identificarse en y con los demás. YouTube nos permite mirarnos en el otro desde uno mismo, y como toda toma de distancia, se trata de una fuente de autoconocimiento y revaloración de sí.

Por lo consiguiente, intercambiar mensajes, videos, imágenes o disfrutar de juegos en Facebook, no es tan diferente de compartir contenidos en YouTube. Ambos espacios virtuales tienen la particularidad de fomentar en formato online, algo, en cierto sentido tan relevante como el contacto físico: una vinculación moral valiosa e indispensable.