viernes, 30 de mayo de 2014

Artes y arte contemporáneo

Una de las características definidoras del arte contemporáneo es su pluralidad. Existen, más que un solo arte contemporáneo, muchas artes derivadas del arte moderno y proyectadas al imaginario contemporáneo.


De creaciones variadas, que van desde la escultura de vanguardia, a un pop art a destiempo, de las artes plásticas más experimentales, a pinturas al óleo más bien tradicionales, el arte contemporáneo tiene un poco para cada aficionado a la cultura y las artes.


El arte contemporáneo podría parecer, como noción, un contrasentido: las artes son búsqueda incesante, exploración infinita, láminas de vida que se reflejan sin límite. Por otra parte, contemporáneo alude a fijación de vida, a detención del tiempo. Ciertos óleos, esculturas, y creaciones plásticas variadas podrían dar cuenta por separado de esta paradoja gestadora, pero el hecho de que algo se conceptualice como arte moderno o arte contemporáneo es un fenómeno digno de análisis y comprensión.


Arte o artes en lo contemporáneo. Quizás, sea mejor proponer a esa disyuntiva entre arte y artes, identidad y diferencia, como una condición de posibilidad de los contemporáneo en cualquiera de sus facetas y por supuesto principalmente para comprender el arte moderno, el arte contemporáneo, el pop art de hoy, la creación plástica de nuestros días en todas sus multifacéticas manifestaciones. Desde esta pauta, y solo desde ella, el arte contemporáneo se proyecta con la relevancia que amerita su lúcida expresividad. En “realidad”, no hay tal, sino “realidades” y de acuerdo a ello, nada puede representarse sino esa diversificación vital manifestada en las artes y el arte de nuestro tiempo.