martes, 2 de octubre de 2012

Conceptos fundamentales del aristotelismo

Algunos de los conceptos fundamentales de la filosofía de Aristóteles son: sustancia, esencia, accidente, materia y forma. Si bien la filosofía de Platón fue la que más planteamientos abrió en el horizonte de la reflexión antigua, en realidad fue Aristóteles quien concretó todo este corpus de geniales cuestiones, en un sistema filosófico, tan sólidamente estructurado, que fue capaz de definir los derroteros de la civilización occidental durante milenios. 


Por lo anterior, resulta doblemente valioso tener siempre presentes los conceptos más importantes manejados por Aristóteles en sus obras capitales.

Sustancia

Este término significa, literalmente, “lo que está debajo”. Se trata de la noción cardinal del esquema metafísico de Aristóteles, pero, así también, resulta el más complejo y ambiguo. Por sustancia ha de comprenderse cada individuo, entre o cosa que existe, no de manera contingente o accidental, sino necesaria. La sustancia exhibe, por lo consiguiente, ciertas propiedades, es capaz de ocupar el lugar del sujeto, en términos lingüísticos y tiene una sola esencia, así como también una diversa cantidad de accidentes.

Esencia

Se habla de esencias en cada ocasión que se intenta responder a la pregunta “¿qué es?”. En este sentido, la esencia necesaria de un ente, esto es, el detalle de su naturaleza profunda y sin lo cual no sería lo que es, se corresponde con la sustancia. Otra manera de comprender la esencia es como aquello que perdura inalterable más allá de cualquier cambio general. Por otro lado, identificar la esencia de algo puede ser más sencillo en el terreno de la geometría o de las matemáticas, que en otros casos, por ejemplo, cuando se intenta definir lo que es el amor o la vida.

Accidente

Dentro de la filosofía de Aristóteles, esencia es lo que una sustancia puede ser y no ser, es decir, las cualidades que se relacionan con lo azaroso, con las variaciones particulares de algo. Ejemplos de accidentes pueden ser la edad, la belleza o el humor de un individuo. Otro ejemplo de accidente sería la totalidad de la suma de los ángulos de un triángulo. En contraste, y con respecto a este último ejemplo, es esencial que los ángulos de esta figura geométrica sean tres y que sumen ciento ochenta grados.

Materia/Forma

Todo ente se conforma de una materia y una forma. No obstante, esto no especifica su aspecto exterior y patente, sino más bien, la estructura interna que hace que un objeto sea el que es y no otro. La materia es un elemento pasivo, en tanto que la forma se corresponde con la esencia necesaria de algo. Por ejemplo, la forma que exhibe un animal señala su particular especie.