lunes, 12 de septiembre de 2011

Ocaso de Luna en Islandia

A veces la máxima belleza se encuentra en los márgenes, es decir, en situaciones o ambientes límite: los más sublimes, los más impactantes y poéticos. Por ejemplo, se pondera mucho la belleza de las auroras, la salida cotidiana del Sol. Nada hay que aluda tanto a un renacimiento o a una vitalidad renovada como estos eventos. Pero, muy pocas veces se ha resaltado la sutil belleza, la hermosura de nostalgias, que se desprende de los ocasos de Luna, es decir, cuando, ante el advenimiento del día, la Luna se oculta en el horizonte, tras haber recorrido el firmamento nocturno. Y he aquí que, en el siguiente video en time-lapse, esta poesía sideral fue captada en un sitio tan remoto como Islandia. Uno de los lugares más lejanos, sirve como privilegiado sitial para despedirse de la Luna, en una ocasión mágica que, como un obsequio del cosmos, puede disfrutarse permanentemente.





Enlaces relacionados con este tema








votar