lunes, 26 de septiembre de 2011

Los Omo de Etiopía: obras de arte vivientes

La riqueza de lo humano no se circunscribe a lo individual, sino que, trascendiendo subjetividades se exhibe en lo colectivo, en la vitalidad de las sociedades más variadas. Así como se puede conocer mucho de una persona interpretando sus sueños y fantasías, es decir, su proyección interior, asombrosamente, en el caso de las sociedades, la proyección exterior que manifiesten, también puede ofrecernos datos insospechados acerca de su visión del universo. Como ejemplo, basta considerar al pueblo que habita en el río Omo de Etiopía. Durante 6 años, el estudioso Hans Sylvester fotografió a esta formidable comunidad aborigen, en sus prácticas cotidianas de vida y en la costumbre que tienen de teñirse y adornarse el cuerpo y el rostro, de una manera a medio camino entre el camuflaje y la armonización total con su entorno. Los Omo de Etiopía puede ser considerados por este sorprendente detalle, como verdaderas obras de arte vivientes.





Enlaces relacionados con este tema: 






votar