jueves, 22 de septiembre de 2011

Amanecer en una burbuja

Para tener un gran día, podría pensarse que se tienen que dar una serie de factores de lo más variado. Y es que, en una jornada normal, tenemos que relacionarnos con la gente más diversa, en asuntos variopintos, tanto que, a final de cuentas, resulta prodigioso que podamos ir a la cama con una sonrisa, y por supuesto, esto ocurre en muchas menos ocasiones de las que desearíamos. No obstante, si se piensa con detenimiento en ello, es posible que, para tener un día exitoso, todo sea cuestión de interpretarlo de esa manera. Esto no quiere decir que las desventuras deban disfrazarse ante la conciencia, sino más bien, que los asuntos negativos del día, pueden ser comprendidos como abiertas oportunidades para hacer mejor las cosas al día siguiente. Tomemos como ejemplo gráfico, la siguiente fotografía: se trata de la bella captura de un amanecer reflejado en una burbuja de jabón. 



Se nota que detrás de la burbuja, sobre el vasto horizonte, el cielo está nublado, lo cual refiere a un porvenir sombrío. Sin embargo, el reflejo en la burbuja nos muestra una aurora radiante y prometedora. Aun cuando se reviente la burbuja- tan delicada como la más firme esperanza-, aun nos queda el horizonte nuboso como una segunda oportunidad para tener el mejor de los días. Interpretar las cosas en las maneras más variadas, nos da la oportunidad de comprenderlas en entera libertad, una y otra vez: así de libres como burbujas al vuelo, reflejando el cosmos entero en breves pero sublimes eternidades.

Fuente de la fotografía: http://i.imgur.com/gpcGg.jpg


Enlaces relacionados con este tema:






votar