miércoles, 31 de agosto de 2011

El valor de la soledad

Muchas personas perciben a la soledad como algo de lo cual deben prevenirse a toda costa. La mera idea de comer sin compañía, o de acudir a cierto compromiso en solitario, les parece inaudito, una circunstancia que debe ser evitada a toda costa. No obstante, vale la pena preguntarse hasta qué punto la soledad es denostable, y si acaso la existencia como tal no encuentra en esta vivencia, una forma alternativa de conocimiento. El humano es un ser social: eso es innegable, pensando que la comprensión de la realidad (crisol de la conciencia propia) depende de la manera en la que "lo real" sea expresado, y esto último solo se da en la comunicación. Pero, ¿qué sucede si se trata de ir más allá, dejando de considerar a la realidad como tal, pensándola como algo absolutamente diferente?


Aventurarse en esta exploración introspectiva, puede ser fuente de valiosas revelaciones acerca del mundo y de nuestro propio ser. En este orden de ideas, la soledad puede ser la vía para que, por ejemplo, ante un sugestivo y extraño paisaje (como el que les compartimos en este post), sin referencias externas de sentido, nuestra capacidad de asombro se purifique, y dicho entorno se exhiba, ante nuestra percepción interior, como algo enigmático y abierto a un inagotable descubrimiento. Por lo tanto, la soledad puede ser la vía, en ciertos caros momentos, para dejarse imbuir por la pura y plena dicha de ser. 




Enlaces relacionados con este tema





Cónoce los blogs de Hoyreka Contenidos

http://www.hoyreka.com/index.html

Descubre la oferta y servicios de Hoyreka!

http://www.hoyreka.com/hoyreka.pdf

Visita el blog 
corporativo de Hoyreka!




votar