miércoles, 20 de agosto de 2014

Amor, verdad y vida

En el fondo, en ese espacio que define todas las cosas sin palabra alguna- donde solo se manifiesta el elocuente flujo del ser-, lo que nos parece variado y distinto se integra en una armonía permanente.


Es un ámbito de experiencias profundas que, cuando se alcanza, le da sentido a la totalidad de nuestra existencia. Es una dimensión en donde amor, verdad y vida se entreveran en un instante revelador, capaz de acercarnos a lo más valioso y puro del mundo. Pero, ¿Cómo se puede llegar a esa instancia tan significativa? 

No es algo que tengamos a la mano, en el día a día, en las trampas de la cotidianidad, aunque ese sitio mágico se valga de esa confiable rutina, para hacerse sentir, a través de detalles especiales, que de vez en cuando se nos presentan. 

Este texto quiere proponer algunas claves para llegar a ese rincón de hechizo, que nos es tan propio, tan vital. Acaso el color azul, ese primer amor que nos acompaña toda la vida o constatar cómo crecen felices nuestros hijos, sean cifras mágicas que nos aproximen a ese recinto interior, que hace latir a la realidad entera, que nos fundamenta, nos atesora. 

Saber que tenemos a la mano siempre- desde siempre-, tal apoyo, ese rincón mágico- como tienen los navíos a la luz de la luna para llegar a su destino-, es una feliz circunstancia. De manera que, amor, verdad y vida, conforman un tesoro que, como la naturaleza, ama esconderse (dejarse sentir tierna y sutilmente), en lo que nos es más propio (nos complementa) y acompaña hasta el último aliento.