jueves, 16 de febrero de 2012

Los orígenes de la previsión meteorológica

El pronóstico del clima, poco a poco va proyectándose con más importancia a través de los medios de comunicación. Y es que, los fenómenos meteorológicos, afectan sobremanera la vida cotidiana de las personas, por ejemplo, en las grandes ciudades. Eventos tales como los temporales atípicos, las heladas, las inundaciones, las nevadas y las sequías, pueden perjudicar en grados insospechados a comunidades enteras y por ello se torna doblemente importante anticipar estos fenómenos.


Desde hace milenios, la humanidad ha buscado conocer lo que le deparará el porvenir, y para ello, se ha valido de medios y herramientas que de algún modo le permitan anticipar el futuro. En este marco, es donde se despliega el pronóstico del clima, la previsión meteorológica.

Cuestión de supervivencia

Los cambios de estaciones orillaron a los hombres prehistóricos a transformarse en nómadas, puesto que, si las lluvias no acontecían pronto, probablemente carecerían de alimento. Ello motivo a que estos hombres primitivos desarrollaran un sentido- bastante instintivo- para anticipar las condiciones del clima. La previsión meteorológica evolucionó notablemente, cuando estos hombres de la prehistoria se percataron que, el clima, con frecuencia, iba aparejado de ciertos fenómenos en la atmósfera, como por ejemplo, los halos solares, los arcoíris o la coloración de las nubes, el cielo y el sol.

Señales curiosas 

Además, otros factores, bastante curiosos, que ayudaban a los hombres del pasado, en sus afanes de previsión meteorológica, se relacionaban con el comportamiento de los animales o los malestares corporales que se presentaban en ciertas personas. Tal es el caso de las golondrinas y los murciélagos, que, como hasta hoy se sabe, vuelan bastante bajo cuando la presión atmosférica disminuye, lo cual es un anticipo de mal tiempo. Las ranas y las hormigas también se muestran sensibles ante las modificaciones abruptas del clima. Por otra parte, molestias corporales como migrañas y dolores de huesos, también señalaban cambios bruscos de presión y temperatura ambiental. 

El nacimiento de una ciencia 

Al cabo de los siglos, la aparición de instrumentos especiales, y el registro minucioso de datos meteorológicos tales como la presión atmosférica, la humedad y la velocidad del tiempo, dieron origen a lo que llegaría a ser la previsión meteorológica en términos científicos.