lunes, 20 de junio de 2011

Deslumbrante paisaje de ocaso

Existen ciertas ocasiones privilegiadas, en donde, lo que acontece todos los días, y hasta cierto punto, pasa desapercibido por pura rutina, se descubre en toda su magnitud. Por ejemplo, el alba y el ocaso. En realidad se trata de fenómenos cósmicos prodigiosos, que, por el pragmatismo del día a día, se dejan de contemplar con la admiración que ameritan. En este caso, un fotógrafo pudo captar una puesta de sol de extraordinaria belleza. Estar en el momento exacto en el lugar exacto, puede ser en todo momento: es cuestión de atender y comprender.



Fuente: http://i.imgur.com/763qd.jpg

Enlaces relacionados con este tema:

Destinos insólitos


Ma Yuan, el principio y el fin del mundo


La búsqueda de El Dorado


Hoyreka! red de contenidos y comunidades verticales

http://www.hoyreka.com/